Columna

Delgado dictadorcillo / Amor con amor… pero no hay amor

AL PURO estilo morenista, el dirigente nacional de este partido, Mario Delgado Carrillo, busca perpetuarse en el poder, como aún o es descartable que realice la misma intentona el presidente López Obrador, “porque así se lo pide el pueblo”.

Es la misma estrategia que utilizó y le rechazaron al dirigente nacional del PRI, Alejandro Moreno Cárdenas “Alito”, quien en un albazo del Consejo Nacional de este partido, modificó los estatutos, para continuar en el poder.

Será acaso que no hay más liderazgos en estos partidos, o es mantenerse en el poder por el poder mismo y lo que esto desde luego significa.

Ampliar los tiempos del poder, equivale a atentar en contra de los documentos básicos de cada partido, incluyendo las franquicias familiares como el Partido del Trabajo, el Verde Ecologista y hasta Movimiento Ciudadano.

Entonces de qué se trata; todos permanecemos igual y hay no la llevamos, eso es un cobijo al estilo de la (nueva) mafia del poder, en donde la democracia es sólo para los bueyes de mi compadre.

Por lo tanto, el poder es para poder, como diría el exgobernador César Duarte, pero ahora con el agregado de que también es para conservarlo.

Los priístas que ahora están en Morena así lo piensan y lo ejecutan en pleno descaro; la antidemocracia empieza de arriba hacia abajo, y la democracia de abajo hacia arriba. Es por lo menos una frase.

Quienes están arriba suponen que la dictadura (interna) es lo mejor, son los tiempos modernos; todavía sin rubor alguno evocan al “mandato del pueblo” y presumen que amor con amor se paga; en donde el problema central es que no hay amor, existe imposición y voluntad de perpetrase.

Los documentos internos modificados por la dirigencia de Morena, demuestran que son y hacen lo mismo que el PRI; se entiende, ahora el priísmo está en el partido en el poder.

El Tribunal Federal Electoral, dictaminó en contra de la prolongación del mandato de Delgado Carrillo y demanda que las dirigencias se renueven, la de él y la secretaria general Citlalli Hernández.

Tal acción provocó la publicación de un desplegado firmado por los 21 gobernadores morenistas del país, en donde en resumen, se pide que Mario Delgado continúe en la dirigencia nacional.

La pregunta obligada, fuera de buscar presionar al Tribual Electoral, es qué tienen que hacer los gobernadores, incluyendo la de la Ciudad de México Claudia Sheinbaum, en la vida interna de Morena y en las resoluciones del máximo tribunal. La respuesta es nada, lo mismo de siempre, sólo se cambió de color.

YA VAMOS de gane cuando la gobernadora del estado María Eugenia Campos Galván, admite que tiene una nueva relación sentimental con el empresario automotriz Víctor Cruz Russek.

Descrito por ella; “es una relación de fortaleza, que genera estabilidad y felicidad”; entonces no habría por qué ocultarla, aunque claro, el hilo siempre será muy delgado entre lo público y privado; un gobernante no podrá tener vida pública, ni por ejemplo despojarse de su investidura fuera de los horarios oficiales de labores.

De cara la sociedad es mejor. Una buena relación sentimental es lo correcto. Si lo asumió  ante los medios de comunicación es el deber ser; cuidar los detalles privados, entonces también.

Ahora luce su anillo que representa compromiso, aunque por ahora no lo es, no hay fecha de matrimonio ni por ahora se vislumbra, de hecho tampoco está en planes, esa es una decisión de la mandataria.

FUENTES al interior de la Fiscalía General de la República,  indican que existe un operativo de rastrero para capturar a Salvador González Guerrero, Delegado del Instituto Nacional de Migración (INM), en la entidad.

Desde luego que  el funcionario es buscado para que responda por su presunta responsabilidad en la muerte de los 40 migrantes, en una cárcel de INM hace un par de semanas.

Dicho por los ministeriales federales, ya existe una orden de aprehensión en contra de González Guerrero, pero no se ha podido cumplimentar debido a simple y llanamente no ha podido ser localizado.

Todo parece indicar que se encuentra en algún lugar de los Estados Unidos, en donde se supone tiene parientes muy cercanos.

Incluso se especula que antes de la tragedia tenía una residencia en los Estados Unidos, desde donde “dirigía” el Instituto a través del teléfono celular y que raramente tenía presencia física.

Columna Hipótesis de www.acento.com.mx

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba